Capítulo 2 : Con música

Para nuestro salón quería luz y espacio, así que optamos por el hormigón encerado gris claro para el suelo y en cuanto a la pintura, repintamos simplemente todas las paredes de blanco.
Bueno… todas las paredes menos una ;-).
Ese pequeño rincón en el salón resultaba perfecto para atreverse con un pequeño toque de color, para darle contraste y dinamismo a la estancia. Porque, después de todo, el negro también en un color, ¿no? A mí este me encanta y no me cansa. Además, permite realizar otras asociaciones y realza la madera, las plantas, los pequeños objetos de decoración…
A nosotros nos enamoró el mueble de TV de teca Simen y su look retro que me encanta (especialmente el detalle de sus cajones, sus tiradores y sus patas finas). Bueno, nosotros no tenemos televisión, pero finalmente creo que tenemos algo mucho mejor: nuestro tocadiscos de vinilo. Gracias a él, este rincón se ha convertido en un espacio realmente acogedor. Por la mañana, Ninon riega las plantas y por la noche disfruta escogiendo un disco de vinilo, colocándolo con más o menos delicadeza y, sobre todo, bailando como una loca. Ese es nuestro nuevo ritual diario del que nunca me cansaré. <3
a seguir

Estos artículos podrían interesarle