Nuestro encuentro con Gemma

Si hay algo que nos inspira en Tikamoon es escucharles hablar de sus hogares. Porque nosotros diseñamos nuestros muebles para acompañarles en sus historias de vida.

Esta semana conocimos a Gemma, que vive en Valencia con su familia en un precioso piso modernista de los años 30. 

Hola Gemma, gracias por recibirnos y por abrirnos las puertas de tu casa. Háblanos de ti

«¡Todo un placer! Soy madre de un niño y una niña y una apasionada de la fotografía, la moda sostenible y el interiorismo.
Trabajé durante muchos años en una gran empresa textil danesa como representante de moda.

Desde mi primer embarazo tuve la suerte de poder dedicarme de lleno a esta nueva etapa de la maternidad en la que una no para de crecer junto a los niños. ¡No hay mejor compañía ni mejor trabajo! ¡Disfruto mucho!

En esta nueva etapa descubrí que lo mío con la fotografía podía ir más lejos y ahora no me limito a fotografiar a la mia solo sino que hago sesiones para otras familias y soy feliz creando recuerdos para otros y de ver cómo lo agradecen.»

Decidiste instalarte con tu familia Valencia, ¿qué te inspira esta ciudad?

«Valencia es una ciudad maravillosa para vivir. Tiene una temperatura muy agradable y una luz increíble durante todo el año. Tener cerca el mar es un lujo y en los meses de primavera/verano el mar es nuestro ´happy place`.
Nuestro piso está situado en el centro donde están todos los servicios y a un paseo del casco antiguo donde puedes ver a los valencianos y a los turistas disfrutar del sol en las terrazas. El clima de Valencia es cálido prácticamente todo el año.»

Este piso es una joya arquitectónica y tú decidiste conservar su esencia. 

«Si, íbamos buscando un piso antiguo con techos altos. Visitamos muchos pisos que estaban por reformar y nos imaginábamos espacios diáfanos y madera en el suelo pero cuando vimos éste tuvimos claro que aunque nos hubiera encantado una reforma a nuestro estilo debíamos conservarlo tal y como estaba. Hubiera sido un error cubrir los mosaicos (o suelos hidráulicos) del suelo, prescindir de sus puertas de mobila con vidrieras o de la cristalera principal. 

Es un piso modernista de 1929. Valencia está llena de joyas de arquitectura modernista debido al importante crecimiento de la ciudad a finales del siglo XIX.»

Y es en este entorno donde inmortalizas momentos de la vida, con mucha naturalidad y sencillez.

«Supongo que la esencia de un piso antiguo transmite esa autenticidad. Amamos el encanto de nuestro piso y la buena energía que percibimos en él. Lo amamos con sus pros y sus contras. Pasamos la mayoría del día en la parte este del piso donde está la cocina abierta al balcón de invierno y el salón, con su techo de flores pintado a mano. En el salón los niños pueden encontrar sus juguetes en un mueble colocado a su altura. ¡El resultado es un espacio lleno de vida! Espero el momento en el que deje de ver juguetes en cada rincón.»

¿Cómo te planteaste la decoración, el mobiliario y los objetos que te acompañan a diario?

«Temía que al pintar de blanco toda la casa, puertas blancas, friso en blanco roto, cocina blanca y techos altos fuera a parecer un lugar frío. Pero para nada. La madera natural tiene el poder de aportar calidez de inmediato. La madera está presente en cada una de las estancias. Incluso en el baño. Los tejidos en tonos tierra de la ropa de cama y el resto de textiles también ayudan a generar ese ambiente acogedor y por la noche las lámparas antiguas de sobremesa invitan a relajarse y a descansar.

Todas las piezas vintage cuentan alguna historia. Tenemos pocas, pero las que hay, tienen un gran valor sentimental o nos traen algún recuerdo. Hemos optado algún cuadro que ya pertenecía a la casa cuando la adquirimos y otros objetos son adquiridos en anticuarios o heredados. Hemos optado por poner pocos muebles, ya que todo el protagonismo se lo llevan los suelos hidráulicos de inspiración floral que son diferentes en cada una de las estancias.» 

¿Hablamos de ti? ¡Cuéntanos tú también como es tu hogar!


collaboration@tikamoon.com

Estos artículos podrían interesarle